La biblioteca mas antigua del mundo.

E-mailImprimir

 

La biblioteca más antigua del mundo

 

La biblioteca más antigua del mundo

 

Quizás no podamos saber cuál es la biblioteca más antigua del mundo, pero sí cuál es la más antigua que ha seguido en funcionamiento hasta la actualidad, se trata de la biblioteca de al-Qarawiyyin, en Fez, Marruecos. Fue fundada en 859 por Fátima El-Fihriya. Fátima era la hija de un rico comerciante, decidió invertir la herencia que su padre le legó en la creación de una biblioteca y una madrasa, una escuela que acabó convirtiéndose en una universidad.

Al-Qarawiyyin, pues, es la biblioteca en funcionamiento más antigua de la que se tiene registro. Contiene una valiosa colección de manuscritos que van desde una copia de la Muqadimmah, la famosa obra medieval del historiador andalusí Ibn Jaldún, hasta un Corán del siglo IX. Algunos de estos libros no estaban bien conservados en el antiguo edificio y habían sido dañados por la humedad.

La reciente restauración ha ido a cargo de la arquitecta Aziza Chaouni, que ha logrado una sano equilibrio entre el respeto por el edificio original y la usabilidad del espacio, con el fin de que vuelva a ser un centro social y cultural en el que se pueda trabajar con comodidad. Se han conservado los aspectos históricos y emblemáticos de la biblioteca pero introduciendo paneles solares o sistemas sostenibles de recolección de agua para el riego para mantener los edificios.

Todo un logro que una biblioteca se haya mantenido en funcionamiento ininterrumpido a lo largo de nada menos que 1158 años.

 

La novela perdida de Walt Whitman.

El 13 de marzo de 1852, en The New York Daily Times, un pequeño recuadro publicitario anunciaba la publicación de una novela por capítulos en The Sunday Dispach. Se titulaba Vida y aventuras de Jack Engle, se trataba de una novela por entregas, de un género popular en la época: la narrativa de misterio urbano. La novela, que relataba las peripecias de un huérfano, y estaba publicada de forma anónima, quedó pronto relegada al olvido.

Zachary Turpin, estudiante de doctorado de la Universidad de Houston, en su investigación del legado de Whitman halló un  cuaderno de notas en el que había diversos apuntes de ideas y tres extraños nombres, aparentemente de personajes: Smytthe, Jack Engle y Wigglesworth.  Turpin se ha especializado en encontrar los manuscritos o libros desconocidos gracias a la búsqueda de bases de datos que buscan y compilan millones de páginas de los periódicos del SXIX. Mediante la búsqueda de “Jack Engle”, tras arduas investigaciones, logró dar con un anuncio:

 

walt whitman novela perdida

 

La novela ha sido ahora publicada online en la The Walt Whitman Quarterly Review y en papel por la University of Iowa Press.
Whitman no tenía interés en recuperar su obra temprana, tampoco la firmada. En 1891, cuando un crítico quiso publicar sus cuentos de juventud, el poeta señaló: “Estuve tentado de dispararle, si hubiera tenido la oportunidad”. Sin embargo, como el propio Whitman escribió: “En verdad, nada se pierde ni puede ser perdido”, y el texto ha salido finalmente a la luz. La obra en sí tiene escaso interés pero en cambio es muy valiosa para estudiar la evolución literaria del autor y los antecedentes de su obra maestra. Turpin señaló que  Jack Engle es una reminiscencia de algunos personajes de Hojas de Hierba.

Walt Whitman nació en West Hills,  Nueva York,  el 31 de mayo de 1819 y murió el 26 de marzo de 1892. Whitman figura entre los más influyentes escritores del canon estadounidense y ha sido llamado el padre del verso libre. Hasta ahora se conocía solo su novela publicada Franklin Evans, de 1842. Su obra maestra, Hojas de hierba, fue editada en 1855, la obra fue revisada y ampliada durante el resto de su vida. En Hojas de hierba logró  componer una épica americana. La primera edición de Hojas de hierba fue ampliamente distribuida y despertó un significativo interés, pero también fue ocasionalmente criticada por el sesgo aparentemente homosexual de la naturaleza de su poesía. La obra fue un referente para la escritura de Poeta en Nueva York de Federico García Lorca, e influyó no sólo poéticamente sino en el estilo de vida vagabundo adoptado por el movimiento beat.

 

 

 

 

 

75 aniversario de la muerte de Miguel Hernandez.

Miguel Hernández fue un icono para algunas generaciones posteriores a la guerra civil. Joan Manuel Serrat le dedicó un disco completo en 1972, en el que puso música a poemas como la “Elegía a Ramón Sijé”, -poema dedicado a su amigo y mentor, fallecido a los 22 años-, las “Nanas de la cebolla”, -dedicado a su hijo, tras recibir una carta en la que Josefina, su mujer, le contaba que muchos días solo podía alimentarlo con cebollas ya que no había nada para comer-, o “Para la libertad”. En 2010 quiso seguir su homenaje con un nuevo disco titulado Hijo de la luz y de la sombra, pero no solo la huella del llamado poeta del pueblo recaló en Serrat sino que ha fascinado a cantantes de la talla de Enrique Morente, Víctor Jara, Silvia Pérez Cruz o Miguel Poveda.

Miguel Hernández nació en Orihuela el 30 de octubre de 1910. Pertenecía a una familia muy humilde, tuvo que abandonar la escuela para hacer de cabrero. La lectura de los clásicos los formaron de manera autodidacta. Formó parte de la tertulia literaria en Orihuela, donde conoce a Ramón Sijé. Publicó sus primeros poemas en revistas como El Pueblo de Orihuela o El Día de Alicante.
Viajó a Madrid, donde estableció relación con los poetas de la época. Fue redactor en el diccionario taurino de Cossío y en las Misiones pedagógicas de Alejandro Casona; colaboró además en importantes revistas poéticas españolas. Tras el término de la guerra civil fue detenido al exiliarse en Portugal y entregado al dictador. En España fue condenado a muerte y, gracias a las acciones de sus amigos poetas, la pena le fue conmutada por treinta años. En la cárcel  enfermó y murió de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante.

La poesía de Miguel Hernández, tradicionalmente ha sido incluido en la generación del 36 pero en realidad su obra mantuvo una mayor proximidad con la generación del 27. Dámaso Alonso la calificó como «genial epígono» de la generación del 27.

En 2016, la Comisión de Cultura del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad instar al Gobierno a impulsar al “máximo” las actividades para conmemorar el próximo año el 75 aniversario de la muerte del poeta Miguel Hernández. Lo que ha dado pie a numerosas propuestas como la publicación de la antología de 50 poemas traducida al inglés y al francés, que el Instituto Cervantes se encargará de difundir en sus sedes. La interpretación del himno de la República, -de letra compuesta por Miguel Hernández y la música por el director norteamericano, de origen ruso, Lan Adomian- en diversos conciertos. En Orihuela, su pueblo natal, se ha inaugurado una exposición Homenaje a Miguel Hernández con la representación de artistas de la talla de Sergi Aguilar, Andreu Alfaro, Rafael Armengol o Miquel Abad.

Uno de los actos más significativos es le organizado  por las ONG ACNUR y Proffesional Emergency que  van a llevar la obra del poeta a los campamentos de refugiados sirios en Grecia, con la teatralización de algunos poemas y la realización de un documental.

Acciones, todas ellas, que nos devuelven un poeta que, como los grandes, pervivirá para siempre:

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.
Para la libertad (1938)

 

 

 

 

 

 75