Arder en fuego

Ante las calles atestadas de la ciudad,

pululan los cuerpos y las sensaciones,

nos gozamos bajo aguaceros,

entregando nuestros besos primeros,

destellos vistosos, gotas doradas,

tonadas musicales desarrollan tus caderas,

son música sin parar…

Nos hemos dado cita,

aqui bajo la lluvia de junio,

vistiendo disfraces que nos permitan

en la clandestinidad pasar,

desbordar toda pasión que nos excita,

rozando nuestros cuerpos

en la danza artesanal…

cual carnaval,

la noche se hace añeja,

un millar de caricias disfrutar,

en tus colmenas quiero habitar,

y saborear besos ardientes,

abrazos fugaces,

entre tentadores jadeos

e internos tormentos,

explorando tus adentros,

cuerpos fusionados, bocas que se buscan,

allí mientras piruetas ajustan,

cuerpos que arden sin poder apagar,

la llegada de un nuevo día,

desvelados para amar,

ardemos en fuego.

 

Autor Zizo Caraballo, poeta puertorriqueño y un ser de luz.

Tengo un beso que lleva tu nombre

Yo tengo un beso que lleva tu nombre,

que no se esconde,

cuando pronuncio tu nombre,

en la noche y madrugada,

me quedo algo absorto

y mi mente vaga..

cuando siento tu presencia,

un no se que me refleja,

me lleva a otro mundo,

y me respira tu escénica,

yo tengo un beso que leva tu nombre…

que le digo que soy tu hombre,

que te asombre,

un beso,

que acaricia tu cuerpo en esperas,

un sentir de primaveras,

flores de jaramagos abiertas,

para tus noches enteras,

cuando te miro a los ojos

transparentes y serenos,

atravieso tu mirada

y llego a tus senos,

momentos plenos,

me entrego porque te entregas,

me buscas porque te busco,

te quiero porque de formas,

me quieres y te quiero,

yo tengo un beso que lleva tu nombre…

eso me dicen tus ojos,

a través de tus pupilas,

serenas como sirenas.

Cuando pronuncio tu nombre,

me provocan besos,

me quedo un rato absorto,

descubriendo tus secretos,

tu nombre me sabe a flores,

de un jardín engalanado,

con nombres de todos los sabores.

Tengo un beso que lleva tu nombre…

Eso me dicen tus ojos,

sinceros como sujetos,

sustento de almas inquietas,

complices de madrugada,

porque?

porque tengo mis besos amor…

besos que llevan tu nombre…

tu nombre me sabe a besos.

 

Zizo Caraballo autor puertoriqueño, un ser de luz.

Por fin el Universo

Viviremos siempre juntos,

perdoname,perdoname…pero no pudo ser,

me sobra la fe,

me sobra la fuerza,

me sobra el amor,

me sobra el amor para darte.

Por fin, por fin tuvimos el Universo,

el Universo a nuestros pies.

Viviremos siempre juntos,

los problemas se marchan, se marchan,

cuando escucho tu voz,

perdóname, perdóname…pero no pudo ser.

Papillon

Toda mi vida está aquí,

canta para mi amor, hoy, ahora,

en esta habitación donde caben todos los sonidos,

canta para mi, estoy aqui, aqui en tu horizonte,

porque no me ves…,porque,

nunca me he ido, ya no hay regreso,

no partí, no me iré,

siento el viento en mi cara,

canta para mi amor, hoy, ahora,

te siento, me sientes,

veo volar las mariposas azules

a través de la ventana,

canta para mi amor, hoy, ahora,

también te llevaré a ti sola,

me lo dijiste ayer, tendidos sobre la alfombra,

canta para mi amor, hoy, ahora,

canta para mi mientras vuelan las mariposas.

Corazon fundido en negro

Hable con Dios esta mañana

y me dijo no hay remedio,

tu tienes un destino

que se bifurca en el tiempo,

vendrán suaves plañideras a velar tu entierro,

estas sola con tu alma,

tan sola como el silencio,

vivirás con el corazón desterrado,

desterrado por el miedo,

¡Ay que soledad tan grande!,

en el sepulcro y en el cuerpo,

que hasta siento escalofríos,

de tanto como te quiero.

En el país de las hadas

En el país de las hadas hay un príncipe escondido

con su disfraz de elfo para pasar desapercibido.

En el país de las hadas vive una linda princesa

que se ha hecho amiga de las demás hadas bellas,

al pasear con su caballo por un lindero del bosque

se descubrieron ambos camuflados por la noche.

En el país de las hadas ha nacido un romance

del que hablan en todas partes trovadores y juglares,

cuenta la historia que un día se perdieron los dos juntos

cuando iban en una barca acunados por el río.

Con un collar de guirnaldas que llevaba en la cabeza,

iba trenzandole el príncipe su hermosa cabellera,

al pasar por una cascada, la luna que estaba celosa

se ocultó de sus ojos, dejándolos fríos y solos.

En el país de las hadas ha nacido una leyenda,

de dos amantes que ocultos pasean las noches de luna llena

cogidos de las manos sobre las aguas serenas.

En el país de las hadas aun hay sitio para los sueños,

cuando cierres los ojos seguro que puedes verlos.